Mensajes
Artículos, Sala de Prensa

A PLENO PULMÓN: Pupitres y maestros

No hay modo de escurrir el bulto ante tantos problemas sociales causados por la falta de educación.  Con solo hervir “el agua para beber” y lavarnos bien las manos antes de comer, evitariamos un montón de enfermedades infecciosas.  Por no tener educación tiramos la basura en las calles en lugar de echarla en los zafacones.  La epidemia del cólera ha matado a miles de personas en Haití por las “precariedades sanitarias” y por la ignorancia de buena parte de su población.  La “escolaridad”, indudablemente, es un aspecto básico  de la educación; pero no el único importante.  La “escolaridad” a secas, sin disciplina laboral ni voluntad de acción, no es suficiente para enfrentar problemas sociales.

Para “impartir enseñanza” se necesitan pupitres, aulas, maestros, libros de texto.  Transmitir conocimientos

elementales de geografía, matemáticas, ciencias naturales, historia, lengua española, requiere un programa y, desde luego, pupitres, maestros y, finalmente, niños que acudan durante las horas reglamentarias.  Todos los programas nuevos se ponen viejos al cabo de algunos años.  La historia de la enseñanza: primaria, secundaria, es una continua reforma de métodos pedagógicos, de procedimientos didácticos.  Quienes han sido profesores por muchos años saben de sobra cuantos “remiendos” se han cosido a los programas, guias, currículos, ilustraciones, cuadros sinópticos.

Al tratar el tema de la educación se habla siempre de pupitres, de textos, de equipos de exposición audiovisual; lo cual es pertinente.  Pero se habla poco del maestro y del niño, del educando y del educador, que son  los polos centrales de la educación.  Es importante que existan libros de texto bien concebidos, bien impresos.  Aulas ventiladas e iluminadas son siempre deseables, lo mismo que pupitres cómodos.  Sin pretender que los jóvenes asistan a clases a la sombra de un árbol, no debe olvidarse que quien enseña es el maestro. Aristóteles enseñaba caminando; el Buda, bajo un sicómoro.  “Segregaban” normas de conducta.

La formación de los profesores es lo esencial; la calidad de la enseñanza depende de la calidad del

maestro.  Todo lo demás es accesorio, a veces muy útil; nunca más que el maestro.  Prefiero un texto malo con un maestro bueno que lo contrario: un texto excelente con un maestro pésimo.  Nos enseña a discernir el “magister”.

Anuncios

Acerca de Coalición Educación Digna

La coalición por la educación digna es un esfuerzo de un conjunto de organizaciones y activistas que piden mediante acciones cívicas y pacificas, que se cumpla de una buena vez con la LEY GENERAL DE EDUCACION 66-97, la que establece que el 4% del PIB en el presupuesto nacional sea destinado en inversión a la educación. Con el arma de un paraguas y sombrillas amarillas (el cual usan para cubrirse del sol) en la mano que reza 4% para la educación, un conjunto de organizaciones y activistas iniciaron su cruzada de respeto a la ley, ha esta se han sumado un sin numero de ciudadanos de toda índole que se han vuelto en una avalancha ciudadana. Más Información: Educacióndignard@gmail.com

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: